Encontrando una esposa en el desierto del Sahara

Estándar

Hassan es un chico de 33 años, viene de una familia donde tiene 6 hermanos y hermanas más. Su familia vive en Zagora pero él pasa la mayoría del tiempo en M’hamid o en el desierto.

Como muchos de aquí, Hassan trabaja en el turismo. Empezó trabajando en campamentos en las dunas de Chegaga con un arduo trabajo, atendiendo a 50 personas junto a dos partner más, también lleva a los turistas en dromedario para subir las dunas. Hoy en día con mucho esfuerzo tiene su propio campamento cerca de las grandes dunas. Esto le genera un tipo de independencia, de poder venir a M’hamid para descansar unos días y es aquí donde está su prometida.

Empezó a trabajar desde niño, la escuela como para la mayoría de la gente del pueblo, no la terminó puesto que se dedicó al completo en trabajar y ayudar a su familia y tener autonomía.

Hassan con su vestimenta tradicional

Encontrando una esposa en el desierto.

La vida en general es dura y cuando se trata de encontrar una esposa la cosa se pone aún más complicada. Una tarde, en nuestro almuerzo, un exquisito tajine comenzamos a conversar sobre su vida y si ya había encontrado alguna chica para esposar.

Él ya encontró la mujer de su vida, con la que se casará y la cual le dará hijos, algo muy importante en la cultura del desierto, los hijos son fundamental. Su novia es un familiar, tiene 16 años y ya han acordado el matrimonio para un par de años más. Las argollas de compromiso ya se las han puesto y firmado el papel que indica que él se va a casar con ella.

La chica ha dejado la escuela por el amor de Hassan, ella es libre de hacer lo que quiera pero es él quien le ha pedido que deje la escuela para enfocarse netamente a los quehaceres domésticos así como lo hace el 99% de las mujeres de aquí.

No tiene problema con la diferencia de edad, puesto que aquí es muy normal que el hombre sea más mayor que la mujer, pero no así al revés, eso no es bien visto.

 

-Hassan, tú escogiste a la que será tu mujer, o fue un acuerdo entre tus padres y los de ella?

-Yo escogí a la chica porque ella es una buena mujer y tiene un gran corazón, y eso es lo más importante en la vida.

 

Intentando amar a una extranjera.

El amor en Marruecos es algo a flor de piel, todos quieren amar, muchos quieren escapar a Europa y otros quieren dinero.

Hace algún tiempo, mi amigo Hassan tuvo una relación con una extranjera, algo más que común por estas latitudes. Los dos se querían, tenían 3 años de diferencia, pero el problema radicó en que ella quería que él se fuera a Irlanda junto a ella y formar una vida allá a lo que la familia de Hassan se opuso estrictamente. No sabía que hacer, estaba entre la espada y la pared, la quería pero también a su familia. Optó por seguir a su familia y cortó relación con la chica. Desde ahí se prometió no volver a involucrarse con alguna mujer de afuera.

Yo creo que uno debe casarse con alguien de aquí, que sea buena mujer y feliz porque con mujeres de afuera tenemos muchas diferencias culturales.

 

En el desierto llevando a los turistas a una vuelta en dromedario, algo habitual para Hassan.

 

Finalmente, he tenido la suerte de conocer a la futura mujer de este hombre del desierto y es una persona muy tranquila, guapa y buena mujer tal así como la describía Hassan.

Están en la etapa de conocerse aún, hablan todos los días por teléfono para saber el uno del otro.

Su historia de amor es la que les suceden a muchos chicos acá en el desierto, que dejan ese sueño de estar con una extranjera y se quedan con la gente de su tradición.

Tras dos meses de estar viviendo en el desierto en Marruecos voy conociendo un poco más la vida y forma de pensar de esta gente nómada, que su tradiciones y familia son un fuerte lazo a veces indestructible.

 

Pronto les traigo más novedades,

 

Besos y abrazos desde M’hamid, Marruecos.

 

Te invito a seguirme en las redes sociales

Instagram: https://www.instagram.com/cyndirellasinfronteras/

 

 

Facebook: https://www.facebook.com/cyndirellasinfronteras/

Anuncios

QUE VER EN ESTAMBUL EN DOS DÍAS.

Estándar

Con más de 15 millones de habitantes (oficialmente), Estambul es la ciudad principal de Turquía y sin duda alguna a la cual llegarás si quieres visitar el país. Como si esto no fuera poco, esta ciudad está dividida entre dos continentes: por un lado Europa, y al otro lado del bósforo; Asia. Algo más atractivo para anotarlo en nuestra lista de viaje?

He tenido el placer de estar tres veces en esta ciudad, la primera fue en otoño de 2016, la segunda en invierno de 2017 y la última y más reciente primavera de 2018. Diversos climas, algunos con nieve de hasta 50 centímetros (que me impidió ir a Egipto porque cerraron el aeropuerto), otros con un sol y 25°C maravillosos. En total le he dedicado casi 50 días a esta ciudad, si bien no conozco todos los rincones porque es gigante, tengo mis lugares favoritos e imperdibles para compartir aquí y sea útil para todos.

IMG_3839

Atardecer en el bósforo.

 

A veces disponemos de poco tiempo para dedicarle a Estambul, muchas veces estamos en Europa recorriendo sus calles y monumentos y vemos en el mapa que Estambul está tan cerca y como hoy en día las teleseries turcas están en boga porqué no darse una vueltita a esta tierra tan rica y maravillosa, o bien para conocer a Onur. 🙂

Acá les dejaré mi sugerencia de que hacer en dos días en la ciudad dividida por dos continentes.

DÍA 1.

Empieza tu día con algo grandioso, alucinante, recorre el barrio de sultanahmet, incluyendo el museo de Santa Sofía (precio de 40 liras turcas) y frente al museo está la mezquita azul, una de las más lindas mezquitas que hay en la ciudad. La entrada a todo recinto religioso es gratuita, en el mismo recinto hay unos pañuelos y faldas para las mujeres, a seguir las costumbres y normas de vestimenta. Todos deben entrar descalzos.

 

IMG_20180308_161552447_HDR

Mezquita Azul

IMG_5891

Imperdible el show de luces en sultanahmet por la noche.

Cuando ya recorriste y visitaste este sector del casco antiguo de Estambul lo mejor es ir a comer algo. Cerca de este barrio y camino al gran bazaar hay varios restaurantes de precios modicos (30 liras turcas por persona) que ofrecen una infinidad de platos que están en las vitrinas, tu vas escogiendo que quieres. También te invito a que te tomes un jugo de granada que venden en los kioskos, es delicioso, Ñamii…

Ya con un almuerzo en el cuerpo y con las energías repuestas nos vamos a conocer El gran bazaar, ese lugar que sale en las películas, el bazar más grande del mundo con miles de tiendas que tienen de todo lo que te puedes imaginar y con el regateo a flor de piel y que más decir los vendedores tratando de adivinar tu nacionalidad a ver si así te incentivas y entras a su tienda.

Para llegar al gran bazar desde sultanahmet son solo 2 estaciones en el tranvía (4 liras vale el pasaje) o menos de 10 minutos caminando y eso es lo que sugiero, el camino está lleno de tienditas, starbucks y mcdonalds, se mezcla todo en esta calle.

En el gran bazar tienes para pasarte la tarde entera vitrineando, comparando precios y tomando cientos de fotos. Habla con algún vendedor para conocer sus vidas. Desde que el turismo bajó tras los ataques en 2016 muchos vendedores quedaron sin trabajo, algunos tuvieron que emigrar a otras ciudades, otros buscar empleo en otra cosa.

Antes de que atardezca, y por alguna salida del gran bazar llegamos al barrio de eminönü, el preferido a mi parecer. Un barrio en sus inicios de judíos, llegaban acá para comercializar y realizar todas sus transacciones.

Cerca de donde está el muelle de los ferry para cruzar hacia el lado asiático está la caseta que venden los tour al bósforo por 13 liras, mucho más conveniente que los tour privado por 50 euros. el barco tarda una hora y media en recorrer el bósforo, el cuerno de oro y llegar hasta el segundo puente (son tres en total hasta llegar al mar negro). Tenemos vista del lado asiático y europeo, del palacio de Dolmabahce, el barrio de Besiktas por el lado europeo y en el lado asiático vemos los barrios de Uskudar y un poco de Kadikoy.

 

 

DÍA 2

Empezamos nuestro día visitando el palacio de Topkapi que está muy cerca del barrio de sultanahmet. Este palacio era donde solía vivir el sultán y su harem, conocimos todas sus instalaciones por la módica suma de 65 liras (40 la entrada y 25 la entrada al harem). Nos tardamos alrededor de 2 horas en recorrer el lugar y contratamos el servicio de audio para una explicación más detallada de los lugares y habitaciones del palacio.

Continuamos el trayecto tomando el tranvía para bajarnos cerca del área de Taksim. Aquí tomamos un funicular (el más antiguo de Europa) que nos sube por el cerro hasta dejarnos en la calle Istiklal. La calle más bulliciosa de estambul, la que está llena de tiendas, restorantes, música en la calle de turcos que vienen del norte con la esperanza de ser famosos (algo así como Koma Se Bira, grupo kurdo que cantaba en esta calle y que ahora son ultra famosos). Cerca de dos kilómetros tiene esta calle por la que en el medio pasa un pequeño tranvía de color rojo muy pintoresco y que nos lleva hasta la plaza de Taksim.

De camino a la plaza de Taksim está la torre de Galata (25 liras la entrada). Esta fortificación que era utilizada para vigilar el cuerno de oro de los invasores al imperio turco. Las vistas desde el mirador de la torre hacia la ciudad son alucinantes, puedes apreciar todo el cuerno de oro, el barrio de eminönü, sultanahmet y lado asiático sin ningún problema.

Ya estando en Taksim square, decidimos tomar el metro y bajarnos cerca de eminönü para tomar el ferry e irnos a Uskudar, parte asiática de Estambul. Este pequeño barrio ofrece un atardecer de aquellos, de películas si es que el tiempo y la bruma te lo permite. Al bajarnos del ferry caminamos por la orilla y nos encontramos con unas escalinatas llenas de alfombras donde disfrutas del atardecer y de un exquisito te turco.

Así terminamos nuestros dos días recorriendo los lugares imprescindibles de Estambul cuando andas con poco tiempo o cuando piensas irte a Capadoccia después.

DATOS ÚTILES

  • El cambio de euro a lira turca:  4 liras turcas equivale a 1 euro. Busca las casas de cambios cerca del gran bazar, son las que tienen el mejor cambio.

 

  • Sugerencia para hospedarse: el barrio sultanahmet. El lugar está lleno de hostales, hoteles de todas las categorías y precios para todos los bolsillos. Además que está céntrico de todo, puedes recorrer el lugar caminando.

 

La frontera cuando trunca tu destino

Estándar

Que frío hacía en la capital de Bulgaria, -10°C no dejaban indiferente a nadie ni mucho menos a mi,  no dudé en comprar un boleto con destino a Atenas en Grecia donde todos me aseguraban que el clima me acompañaría y el sol se haría presente en mi aventura.

El viaje comenzó a las 3 de la tarde y a las 7 llegábamos a la frontera para esperar el próximo tren que nos llevaría a la capital griega. Desde el momento que llegamos a la frontera la cosa empezó a verse un tanto complicada, algo no iba nada bien. Policías rodearon la sala de espera y con un inglés escaso nos avisan que no podemos salir de la sala hasta que el tren llegara en algo de 2 horas.

En la sala habíamos 16 personas esperando ansiosos el tren, unos más que otros.

Sirios en la frontera.

10 sirios estaban en la sala junto con nosotros esperando pasar la frontera y tomar el ferry. Para ellos no eran vacaciones, ni muchos menos buscar el sol y el calor, era una oportunidad de cambiar su destino, su vida, esa que anteriormente fue despojada del lugar de donde habían nacido y que involutariamente tuvieron que desalojar por la guerra que se vive en su país y de la que todo el mundo sabe pero que hacemos oídos sordos a lo que pasa.

Entre todos los sirios habían 2 pequeñitos no más allá de 3 años, inocentes que solo querían jugar y no tenían idea que era lo que pasaba en el entorno. Los niños solo quieren jugar y comer, su sonrisa es pura y alegraba la sala lúgubre y fría en la que esperábamos el “destino”.

Pasaporte Por favor.

El momento llegó, el policía griego se acercó a la sala que cada estaba más fría porque la calefacción no funcionaba y en el exterior habían -7°C.

OK, Passport control. De dónde eres? Siria? Hmm y empezaron los interrogatorios y muestra de suficiente dinero para recién tomar el pasaporte sin ninguna certeza que la estampa necesaria estuviera allí. A nosotros también nos pidieron el pasaporte pero ninguna pregunta ni nada.

Cuando el policía salió de la sala del destino, todos los sirios comenzaron a mostrar todo su nervio, las mujeres rezando, los pequeños consternados en que estaba pasando y que no entendían porque papá no quería jugar con ellos. Papá estaba tratando de alentar a su mujer de que todo iba bien y que podrían comenzar una nueva vida en Grecia, en la Unión Europea y tener un futuro alentador. Pero el oficial llegó al cabo de unos minutos, les entregó el pasaporte y no había estampa en su pasaporte, debían volver a Sofía, su petición no había sido aprobada, no había futuro en la unión europea para ellos.

En ese momento, hubo un silencio en la gélida sala de espera. Nadie podía creerlo, las mujeres estaban consternadas y sin una palabra que decir. El frío y las lágrimas fueron los protagonistas, incluidos en mis ojos. Era algo que jamás había vivido y que tampoco quiero volver a vivirlo, un sentimiento amargo, una impotencia de no poder hacer nada y tener que tomar el tren y ellos que se queden ahí esperando un tren de regreso, cargado de amargura, desilución y la esperanza rota.

Datos de la Guerra Civil en Siria.

Desde que comenzó en 2011 la guerra en Siria, más de 4 millones de sirios han abandonado su país por miedo a que pierdan sus vidas o porque lo han perdido todo.

Todos hablamos de Sirios en Europa, refugiados que muchos países no quieren porque dicen que hay mucha gente en su país y ya no pueden financiar a más personas. Alemania, ha recibido más de 100 mil refugiados y con un sistema de inserción en donde les enseñan el idioma para que puedan trabajar e integrarse a la sociedad alemana. En tanto, Grecia ha optado últimamente por cerrar la frontera por la crisis que están viviendo y porque algunos sirios están haciendo desmanes en el país. Es mejor cerrar la frontera a gente que la necesita y hacernos los ciegos no?…

Para que tengamos una información un poco más amplia, más de 2 millones de Sirios están hoy en día en Turquía, un país que cada día tiene más peleas internas, más problemas económicos pero que los ha recibido y no ha puesto ningún problema. Y algunos se quejan por recibir a 10 sirios que solo querían una vida mejor.

150909174116_syrian_refugees_all_spanish

 

Todos podemos estar en la situación que están viviendo los sirios hoy, y quienes somos nosotros para negar una entrada a la tierra que es de todos, porqué una frontera tiene que truncar el sueño a tener una mejor vida? Si nosotros estuvíeramos en su situación no haríamos lo mismo?

 

Europa en Navidad: Mercados Navideños.

Estándar

FRÍO, es lo primero que viene a mi cabeza cuando escucho Invierno y más aún si lo juntan con Europa, FRÍO CASI POLAR. Es un frío malo, ese que cuando se mete en tu cuerpo no te suelta más, a menos que te encierres en un lugar con calefacción y que puedas casi pegarte a la estufa no pasarás frío, pero como yo ando caminando por la ciudad casi todo el día esa suerte no está a mi lado.

img_5634

Las hojas escarchadas por el frío que hacía en Brujas, Belgica.

Cada día está oscureciendo más temprano, comencé con las 5:40pm en Paris y ahora ya a las 4 de la tarde ya está oscuro en este lado del planeta, Berlín. Y cada día hace más frío que el anterior como si fuera una competencia para congelar a los turistas, a ver si se van porque pese al frío y a la temporada baja los turistas son masas y cientos en las calles.

Dejamos de lado el frío porque me tomo un vino caliente así los pies entran en calor y el motor sigue funcionando y así puedo seguir recorriendo las ciudades, la naturaleza la dejo para un viaje futuro en verano a Europa.

img_5973

Glüwein, o bien conocido como vino caliente. Que delicia

MERCADOS NAVIDEÑOS.

Navidad está a la vuelta de la esquina y junto con el frío vienen los mercados navideños que se toman plazas y calles jugando un rol principal en este viaje, estoy algo así como descubriendo los mercados navideños. Son todos distintos y te encuentras cosas especiales que el otro mercado no lo tiene y así te la pasas.

img_4761-blog

Salí a la búsqueda de Santa Claus en París. Estoy en Berlín y aun no lo encuentro.

Show de luces, pista de patinaje y villancicos es lo que todo mercado navideño debe tener como mínimo, ya luego le sumamos música en vivo, iglesias iluminadas, pesebres (algo muy poco común), la rueda de Chicago para que te congeles y aprecies la ciudad, fogatas para pasar el frío.

img_5646

Show de luces en la Iglesia de Bruselas en Bélgica.

img_6203

En Berlín una fogata para el frío no viene nada de mal.

Los mercados navideños que más me han gustado son los de Alemania, tanto Hamburgo como Berlín tienen mercados hasta más no poder, solo en Berlín he andado por 7 y me dicen que aún quedan pendientes unos varios.

Los alemanes esperan con ansias estas fechas para poder tomarse el Glüwein y comerse la salchicha con mostaza tan famosa por aca.

img_7622

En un mercado navideño de Berlin, el hada de la nieve.

Sin duda, los mercados navideños son muy lindos porque vemos a la familia unida, ya sea comiendo o viendo a los pequeños en la pista de hielo a ver cual patina mejor, reune a grandes y chicos en un solo lugar y lo mejor de todo son las caras de felicidad de toda la gente, un bullicio que no se escucha en otro lugar de Berlín que es muy silenciosa.

 

Sin pensarlo les recomiendo que vengan a Europa durante estas fechas, es algo que jamás había vivido, aquí se esmeran para Navidad, la gente se alegra y la felicidad se desborda…

Sigo buscando mercados navideños mientras recorro la ciudad. Próximo destino: Praga!

img_6150

Felíz Navidad!

¿Cúal es tú lugar favorito?

Estándar

Llevo un año viajando, un año fuera de mi zona de confort, sumergida en esta droga de la que cada día me hago más adicta, y NO, no es la marihuana que por cierto estoy en Amsterdam y cada 10 minutos se respira aire de porro, es más bien esta adicción a viajar que no para. En un momento me sentí cansada y fastidiada pero recobré las energías y ahora tengo para rato.

 

img_7337

Muchas veces hablando con varios viajeros y compañeros de cuarto en el hostel me hacen la misma pregunta: Si has viajado por tantos lados ¿Cuál es tú favorito? Y es tan díficil derimir cual de todos es el más favorito, o el más lindo, porque todos tienen un sello distintivo y que los hace único, pero también es cierto que hay algunos a los que volvería más de una vez. Aquí les dejo en orden de menos a más mis 5 lugares favoritos de este año de viaje. A celebrar! Proost (Salud en Holandés o Dutch)

#5. Esperance, Australia.

El lugar con las playas más lindas de Australia, lo siento costa este pero el sur de Australia es catalogada como el estado con las playas más blancas de todo el país y las que destacan son las de Esperance. Tuve la suerte y mala suerte de ir en temporada baja, cuando el pueblito está todo tranquilo y los valientes solamente están en la playa surfeando; el resto en sus casas entumidos porque hace un frío terrible, por lo que de bañarme en las mejores playas quedó descartado al instante, ya el echo de saber que tenía que bañarme con agua helada uff se me congelaba hasta el cerebro, pero disfrute de la tranquilidad del pueblo, de poder conversar con gente local y que me enseñaran a observar ballenas y delfines.

img_4766

Playa de Esperance, Australia.

img_4758

Unas vistas increíbles en Esperance.

#4. Isla Phi Phi, Tailandia.

Buscas sol y playa paradisiaca: pues googlea “playas de tailandia” la que te saldrá y la que muchas veces la tenemos en fondo de pantalla del computador del trabajando deseando estar ahí, pues ni más ni menos esa es la famosa Phi Phi, digo famosa porque está bien prostituida pero no quita su belleza. Algo casi obligatorio que conocer en esta isla es ir a la tan afamada “Maya Beach” donde Leo Di Caprio y sus amigos vinieron a filmar “La playa” y gracias a eso se hiso famosa esta playita tan escondida, simplemente es un paraíso cuando la disfrutas para tí y unos pocos más, ahora si coges tour organizado prepárate para la guerra de selfie, la basura y la tropa de asiáticos, ya digo hazte la fama y verás la consecuencia.

Más allá de Maya Beach, puedes ir a la “Long Beach” que está a unos 15 minutos y está bastante buena, busca un lugar para capear el sol porque te da duro. Y si lo que buscas es fiesta, por supuesto que esta isla también es conocida por sus fiestas a orillas de playa tal cual Full Moon party. Por 7,5 dólares americanos te llevas dos buckets de vodka con algo más y ya estás ready para la música electrónica y Justin Bieber, del cual ya soy una fanática.

 

img_3048

Haciendo propaganda a Phi Phi por el mundo.

 

img_5603

Maya Beach en su esplendor.

dscn5719

Tenía sed el amigo.

#3. Londres, Inglaterra.

Qué? Pero si siempre dices que los ingleses son serios y secos, que no tienen humor y eliges Londres? Pues sí, Londres que la visité hace muy poquito me encantó, tiene una mezcla de historia, realeza y modernidad todo junto en un mismo sitio. Me dio un aire a que estaba de vuelta en Australia, todo muy similar solo que aquí le añadimos historia y por supuesto a la Reina que todos aman y veneran.

Caminando por las calles de Londres puedes escuchar más de 200 lenguas distintas lo que la hace tan multicultural y rica en diversidad. Tiene un poco más de 8 millones de habitantes pero todo funciona a la perfección, aunque como dicen los Londinenses “Esto es Londres, todo puede pasar”.

El echo de tener monarquía en este sitio del mundo no me molesta, la gente respeta y como dije anteriormente casi que venera a la Reina, ni hablar de Diana que hasta el día de hoy es muy respetada por toda la gente. El palacio de Buckingham está en el centro del Londres histórico, lo que me llamaba mucha la atención que siendo reina, príncipe no vivieran tan alejados para no mezclarse con la “people”. Lo único por lo que no me gustaría vivir en esta ciudad es porque hace un frío terrible y el sol no es muy amigo de los Londinenses y pues necesito Vitamina D en mi vida.

img_7041

Y bueno así me recibieron en Londres.

img_7139

London Eye y el támesis con las luces de noches.

img_7158

Y el simbólico Big Ben

#2 Pai, Tailandia.

Ahhh, Pai. I love Pai, imposible dejarlo fuera de esta lista a mi adorado Pai. Este pueblito está al norte de Tailandia, a una hora y media de Chiang Mai en minivan y por un camino donde las curvas se apoderan de la gente y terminan casi todos con su bolsita llena esperando parar para depositarla en el basurero. Ese es Pai, el lugar preferido por los asiáticos, donde todo es amor, Love Strawberry, Love Coffe, Love todo. Pero más allá del amor, Pai tiene unos paisajes demasiados hermosos, cascadas donde poder refrescarse, algunos pozos con agua tibia donde poder relajarse, el gran cañon de Pai donde sacarse una foto casi cayendo al vacío, un buda blanco en medio del cerro, campos de arroz que hacen el paisaje con diferentes matices de verde, un pueblito pequeño lleno de comida callejera y que decir los mejores crepes que he probado, sobretodo el de Nutella, Banana y Coco.

Fue tanto el cariño que le agarré a este pueblito pequeñito que volví luego de unos días en Chiang Rai, es que era mi mini paraíso. Pai volveré algún día.

 

img_1845

Gran Cañon de Pai, cuidado con caerse.

 

img_1928

No importaba la nacionalidad, todos disfrutábamos el agua tibia.

 

#1 Estambul, Turquía.

Me enamoraste, a través de tus “Buyrun” me cautivaste y hoy estás en el número 1 de los favoritos, simplemente con esta ciudad de más de 14 millones de habitantes tuve un amor a primera vista que me llevó a quedarme 30 días en ella y que próximamente volveré a visitarla.

Tuve una conexión especial con Estambul pero más profundo con Turquía mismo, al echo de llegar a París y buscar comida turca para comer, y cada vez que veo una tienda turca me acerco a ver de que trata o cuando escucho turco en la calle me acerco a ver si entiendo, claro que no entiendo nada pero puedo reconocerlo.

Estambul es una mezcla cultural tan grande que los primeros días estás perplejo mirando todo, como hay gente tan europea caminando a la par de las señoras conservadoras de las cuales siempre me pregunté como tendrán el cabello porque no te dejan ver ni aunque sea 1 pelo. A eso, le sumo el Bósforo, el estrecho que separa Asia de Europa, le sigo agregando cosas: su comida, los Kurdish Borek, Kebab, Kofte, Bulgur, Kunefe, Manti y el amado Ayran, tantas cosas ricas que mi paladar extraña y más aún cuando ando por países sin tradición gastronómica. La gente no la puedo dejar de lado, ya que son ellos los que hacen la ciudad, una sociedad gritona y bulliciosa así la podría definir, pero que me encanta. Vas caminando por la calle y ves a dos señores gritándose y piensas uff la pelea que se está armando, al cabo de unos segundos los ves abrazándose de lo más amigo posible y es que ya luego entiendes que es su tono de voz, fuerte y golpeado. La vida está en la calle. Y lo mejor de todo es el: çay.

img_20161109_113318

Un rico cay con Kurdish Börek

img_5785

Mi Estambul, mi Eminönü

img_5743

Mezquita Azul o Sultanahmet.

 

Con esto ya me despido, iré a celebrar con una Heineken, pues estoy en Holanda y a ver el partido del Fenerbahce, club turco para seguir con la tradición turca jajaja. Próximo destino: Hamburgo, nos leemos. Besos y abrazos con sabor a hielo casi polar.

Ser mujer y viajar por Turquía.

Estándar

Bienvenida al país donde ser mujer que viaja sola NO es normal.

Tras 10 meses viajando por países como Australia, Tailandia, Indonesia, Cambodia y Laos llegué a Turquía, un país donde el 99% de la población es musulmana (dato a tener en cuenta), sin embargo es el país más “occidental y liberal” dentro de sus vecinos, pero que aún le falta entender cómo una mujer viaja sola, sin su marido o su novio.

En los países donde he estado anteriormente era normal, te encontrabas muchas viajeras con sus mochilas en la espalda, cargando sueños y experiencias. Incluso la gente local, te veía de una forma normal, muchos te decían que eres muy aventurera y valiente para hacerlo, pero que se sienten felices de que una mujer salga de casa y viaje.

En Turquía puedes notar la diferencia. De primera el idioma es una gran traba, la gente no habla Inglés, son más bien pocos los que pueden interactuar contigo, pero si puedes recibir las típicas miradas, lenguaje NO verbal.

Caminar sola por la calle sin tu macho alfa es algo que llama profundamente la atención tanto a hombres como mujeres. Sientes esa diferencia, que algo para ti normal, acá no lo es. Tal véz sea porque no casi no hay turistas, ya sabemos que es “extremadamente peligroso” venir aca, y los viajeros que vienen pasan un par de días y se marchan, y la gran mayoría viene en pareja.

img_6379

Quizás con Esarp las miradas se escabullen.

Salir a caminar sin un rumbo fijo en Estambul puede llegar a ser un poco agobiante.

Una tarde cualquiera me dispuse a caminar desde mi hostel en Sultanahmed a Eminönü, mi lugar preferido de la ciudad. Durante el trayecto recibes un sinfin de miradas especialmente del sexo opuesto, pero no veo un aire de maldad, veo mas bien sorpresa, curiosidad de qué está haciendo esta chica sola por la calle, también miran porque tengo una parte de mi cabeza con cabello corto ¿? y créanme que les llama mucho la atención, a las mujeres sobretodo.

img_5785

Eminönü lleno de vida.

Muchos de ellos, me confunden con turca y se quedan fijos observando mi tatuaje en la muñeca, preguntándose ¿será realmente turca?.

Si las miradas no son un problema para ti, bien avanzas al siguiente nivel.

Hablas español? Sale un chico de la nada que se dispone a caminar a tu lado (para que ningún otro te mire). La primera vez quizás vas a responder entusiasta, estás felíz que la gente hable tu idioma, hace mucho que no lo hablas, pero a la décima vez que te suceda lo mismo tenlo por seguro que ni siquiera vas a mirar ni mucho menos responder, te haces la desentendida.

Cuando estos “amigos” se acercan a conversar algo contigo tienen una gran variedad de ofertas, ya sea “voy contigo al gran bazar para que tengas mejores precios”, “puedes comer en este lugar es barato y bueno”, “solo te robaré un minuto”, “te puedo invitar a un te”, pero la que supera todo esto es la que recibí en una calle cerca de Sultanahmed: “Vivo en París, tu puedes ir allá y alojarte en mi casa gratis”, no necesitas traducir, fue en español, un chico de Argelia creo que vivía en Francia.

Las mujeres turcas tampoco te dejan de lado, pues si te observan desde como vas vestida hasta si te perfumaste o te maquillaste. No hay que decir cuando estás sola en el tramvay y las mujeres se quedan perplejas mirándote y hablando entre ellas. Donde estará el marido de esta chica? Por qué anda sola? Y dónde está su Esarp (velo de musulmanes)?, por qué no está en su casa cuidando a su familia?…

img_6018

Ella también viaja sola!.

Viajar a través de Turquía puede llegar a cansarte en cierto punto, pero te das cuenta que la gente es buena y hospitalaria. Quizás te miren un poco más de la cuenta, pero es porque no están acostumbrados a eso, no es parte de su cultura, pero no quieren hacerte daño. Siempre ten claro que es mejor decir NO inmediatamente a cualquier proposición aunque quizás suene descortés, evitarás malos entendidos.

img_6392

Una mujer en Turquía, acompañada de su hombre.

Hoy por hoy estoy en Pamukkale, un pequeño pueblo en donde por fin veo turistas. Sí, los extrañaba un poco. Avanzo hacia Capadoccia, y nos leemos pronto.

teşekkürler = Gracias.

 

Cuando tu subconsciente elige: Turquía.

Estándar

Conjunto de procesos mentales, no percibidos conscientemente por el individuo, pero que pueden aflorar en determinadas situaciones e influir en su manera de actuar o en su carácter.

Hace casi una semana llegué a Estambul, tras una larga travesía de aviones y aeropuertos que empezó el domingo 9 de octubre en Vientiane, Laos (con un corazón algo destrozado) y terminó el 12 de octubre en Estambul, Turquía (con unos ojos más que abiertos por todo lo que me espera).

Tras 3 meses en el sudeste Asíatico, era tiempo de cambiar de aire, cambiar el calor sofocante por los escasos rayos de sol en otoño y más días grises pero que no lo hacen menos bellos. Dejar esa parte de Asia implicaba dejar todos los intensos sentimientos que viví la última semana en Laos y comenzar de cero, limpiar mi alma y mi corazón para estar preparada a lo que se viene, este destino que fue escogido en Marzo, mucho tiempo atrás y que aún me cuesta encontrarle un sentido “racional” a la elección.

img_5668

Uno de los atardeceres en el Mekong, Laos.

 

¿Por qué Turquía?

NO SE. Una explicación concreta del porqué escogí este país no tengo. Tenía y aun tengo unos conocimientos muy vagos de Turquía. Tampoco he indagado más puesto que quiero seguir dejándome sorprender por todo lo que mis ojos ven y mi mente analiza.

Comencé a plantearme por qué Turquía? No tenía ninguna razón específica, tampoco sabía como era la cultura, quizás solo sabía que habían Kebap, mesquitas y estaba entre Asia y Europa.

Troya: Todos sabemos o tenemos un pequeño conocimiento de Troya, parte de la historia antigua de la humanidad, o bien porque vimos la película donde sale el guapo de Brad Pitt. Me considero una fanática de este film, hasta tal punto que en una semana llegué a verla 6 veces, quizás solo comer, rezar y amar esta sobre este movie, y no es que solo haya sido por ver a Brad Pitt, era algo más allá. Ahora, sentada en el lobby del hostel en Estambul mi cabeza hace conexión, Troya el lugar como tal estuvo asentado en lo que hoy conocemos como Turquía. Habrá habido alguna conexión entre esto y mi elección?…

Por otro lado, recuerdo los meses previos en Santiago, antes de partir a este largo viaje, todas las noches mirando la televisión, no las noticias que nos mienten a diario, si no que veía la telenovela turca:  El sultán. Todo su Harem y Hurrem me parecían de otro mundo, estaba atrapada en esta novela, como lo estoy ahora en Estambul, donde no quiero dejar pasar ningún detalle.

img_5976

Pequeños sultanes por el parque de Sultanahmed.

 

Cosas pequeñas, que ahora me hacen cierto sentido en la elección, y que no estaba para nada equivocada, el destino es demasiado sabio, nos coloca en el lugar y hora indicado. Nunca pensé que en Marzo dándole click a un pasaje aéreo se convertiría en un pasar diario donde no quiero estar lejos de los acontecimientos, lejos de asombrarme cada día más.

No vengas a Turquía, es demasiado peligroso.

Esta frase la escuché en variadas ocasiones, siempre cuando intercambiaba palabras con nuevos viajer@s en el camino acerca de nuestros próximos destinos y yo comentaba: “En Octubre me voy a Turquía” recibía un Queee? Estás segura? hay bombas es muy peligroso. Era lo más típico, o también no vayas mucho tiempo, un par de días está bien y luego vete a Europa, es mucho más seguro. Sabes todos los ataques terroristas que hay en Estambul, la pelea constante de Kurdos y Turcos, las bombas, esas mismas que se produjeron cuando estaba en Tailandia para el Queen’s birthday.

img_5849

istiklal street, una de las calles más concurridas en Estambul.

 

A todos los que piensan que Turquía es peligroso, les digo que por favor vengan a descubrirlo con sus propios ojos y dejemos de lado un rato la televisión, a veces exageran, pues vende más una bomba que el cariño de la gente, y eso aca lo percibes.

Sigo perdiéndome por la calles de Estambul, viendo el atardecer en Galata bridge junto a los locales pescando y tomando te. Nos leemos pronto, ahora prometo que me pondré al día en todo…

 

img_5780

Algún pecesito saldrá para acompañarlo con una taza de te. Puente de Galata.