Archivos Mensuales: octubre 2016

Ser mujer y viajar por Turquía.

Estándar

Bienvenida al país donde ser mujer que viaja sola NO es normal.

Tras 10 meses viajando por países como Australia, Tailandia, Indonesia, Cambodia y Laos llegué a Turquía, un país donde el 99% de la población es musulmana (dato a tener en cuenta), sin embargo es el país más “occidental y liberal” dentro de sus vecinos, pero que aún le falta entender cómo una mujer viaja sola, sin su marido o su novio.

En los países donde he estado anteriormente era normal, te encontrabas muchas viajeras con sus mochilas en la espalda, cargando sueños y experiencias. Incluso la gente local, te veía de una forma normal, muchos te decían que eres muy aventurera y valiente para hacerlo, pero que se sienten felices de que una mujer salga de casa y viaje.

En Turquía puedes notar la diferencia. De primera el idioma es una gran traba, la gente no habla Inglés, son más bien pocos los que pueden interactuar contigo, pero si puedes recibir las típicas miradas, lenguaje NO verbal.

Caminar sola por la calle sin tu macho alfa es algo que llama profundamente la atención tanto a hombres como mujeres. Sientes esa diferencia, que algo para ti normal, acá no lo es. Tal véz sea porque no casi no hay turistas, ya sabemos que es “extremadamente peligroso” venir aca, y los viajeros que vienen pasan un par de días y se marchan, y la gran mayoría viene en pareja.

img_6379

Quizás con Esarp las miradas se escabullen.

Salir a caminar sin un rumbo fijo en Estambul puede llegar a ser un poco agobiante.

Una tarde cualquiera me dispuse a caminar desde mi hostel en Sultanahmed a Eminönü, mi lugar preferido de la ciudad. Durante el trayecto recibes un sinfin de miradas especialmente del sexo opuesto, pero no veo un aire de maldad, veo mas bien sorpresa, curiosidad de qué está haciendo esta chica sola por la calle, también miran porque tengo una parte de mi cabeza con cabello corto ¿? y créanme que les llama mucho la atención, a las mujeres sobretodo.

img_5785

Eminönü lleno de vida.

Muchos de ellos, me confunden con turca y se quedan fijos observando mi tatuaje en la muñeca, preguntándose ¿será realmente turca?.

Si las miradas no son un problema para ti, bien avanzas al siguiente nivel.

Hablas español? Sale un chico de la nada que se dispone a caminar a tu lado (para que ningún otro te mire). La primera vez quizás vas a responder entusiasta, estás felíz que la gente hable tu idioma, hace mucho que no lo hablas, pero a la décima vez que te suceda lo mismo tenlo por seguro que ni siquiera vas a mirar ni mucho menos responder, te haces la desentendida.

Cuando estos “amigos” se acercan a conversar algo contigo tienen una gran variedad de ofertas, ya sea “voy contigo al gran bazar para que tengas mejores precios”, “puedes comer en este lugar es barato y bueno”, “solo te robaré un minuto”, “te puedo invitar a un te”, pero la que supera todo esto es la que recibí en una calle cerca de Sultanahmed: “Vivo en París, tu puedes ir allá y alojarte en mi casa gratis”, no necesitas traducir, fue en español, un chico de Argelia creo que vivía en Francia.

Las mujeres turcas tampoco te dejan de lado, pues si te observan desde como vas vestida hasta si te perfumaste o te maquillaste. No hay que decir cuando estás sola en el tramvay y las mujeres se quedan perplejas mirándote y hablando entre ellas. Donde estará el marido de esta chica? Por qué anda sola? Y dónde está su Esarp (velo de musulmanes)?, por qué no está en su casa cuidando a su familia?…

img_6018

Ella también viaja sola!.

Viajar a través de Turquía puede llegar a cansarte en cierto punto, pero te das cuenta que la gente es buena y hospitalaria. Quizás te miren un poco más de la cuenta, pero es porque no están acostumbrados a eso, no es parte de su cultura, pero no quieren hacerte daño. Siempre ten claro que es mejor decir NO inmediatamente a cualquier proposición aunque quizás suene descortés, evitarás malos entendidos.

img_6392

Una mujer en Turquía, acompañada de su hombre.

Hoy por hoy estoy en Pamukkale, un pequeño pueblo en donde por fin veo turistas. Sí, los extrañaba un poco. Avanzo hacia Capadoccia, y nos leemos pronto.

teşekkürler = Gracias.

 

Cuando tu subconsciente elige: Turquía.

Estándar

Conjunto de procesos mentales, no percibidos conscientemente por el individuo, pero que pueden aflorar en determinadas situaciones e influir en su manera de actuar o en su carácter.

Hace casi una semana llegué a Estambul, tras una larga travesía de aviones y aeropuertos que empezó el domingo 9 de octubre en Vientiane, Laos (con un corazón algo destrozado) y terminó el 12 de octubre en Estambul, Turquía (con unos ojos más que abiertos por todo lo que me espera).

Tras 3 meses en el sudeste Asíatico, era tiempo de cambiar de aire, cambiar el calor sofocante por los escasos rayos de sol en otoño y más días grises pero que no lo hacen menos bellos. Dejar esa parte de Asia implicaba dejar todos los intensos sentimientos que viví la última semana en Laos y comenzar de cero, limpiar mi alma y mi corazón para estar preparada a lo que se viene, este destino que fue escogido en Marzo, mucho tiempo atrás y que aún me cuesta encontrarle un sentido “racional” a la elección.

img_5668

Uno de los atardeceres en el Mekong, Laos.

 

¿Por qué Turquía?

NO SE. Una explicación concreta del porqué escogí este país no tengo. Tenía y aun tengo unos conocimientos muy vagos de Turquía. Tampoco he indagado más puesto que quiero seguir dejándome sorprender por todo lo que mis ojos ven y mi mente analiza.

Comencé a plantearme por qué Turquía? No tenía ninguna razón específica, tampoco sabía como era la cultura, quizás solo sabía que habían Kebap, mesquitas y estaba entre Asia y Europa.

Troya: Todos sabemos o tenemos un pequeño conocimiento de Troya, parte de la historia antigua de la humanidad, o bien porque vimos la película donde sale el guapo de Brad Pitt. Me considero una fanática de este film, hasta tal punto que en una semana llegué a verla 6 veces, quizás solo comer, rezar y amar esta sobre este movie, y no es que solo haya sido por ver a Brad Pitt, era algo más allá. Ahora, sentada en el lobby del hostel en Estambul mi cabeza hace conexión, Troya el lugar como tal estuvo asentado en lo que hoy conocemos como Turquía. Habrá habido alguna conexión entre esto y mi elección?…

Por otro lado, recuerdo los meses previos en Santiago, antes de partir a este largo viaje, todas las noches mirando la televisión, no las noticias que nos mienten a diario, si no que veía la telenovela turca:  El sultán. Todo su Harem y Hurrem me parecían de otro mundo, estaba atrapada en esta novela, como lo estoy ahora en Estambul, donde no quiero dejar pasar ningún detalle.

img_5976

Pequeños sultanes por el parque de Sultanahmed.

 

Cosas pequeñas, que ahora me hacen cierto sentido en la elección, y que no estaba para nada equivocada, el destino es demasiado sabio, nos coloca en el lugar y hora indicado. Nunca pensé que en Marzo dándole click a un pasaje aéreo se convertiría en un pasar diario donde no quiero estar lejos de los acontecimientos, lejos de asombrarme cada día más.

No vengas a Turquía, es demasiado peligroso.

Esta frase la escuché en variadas ocasiones, siempre cuando intercambiaba palabras con nuevos viajer@s en el camino acerca de nuestros próximos destinos y yo comentaba: “En Octubre me voy a Turquía” recibía un Queee? Estás segura? hay bombas es muy peligroso. Era lo más típico, o también no vayas mucho tiempo, un par de días está bien y luego vete a Europa, es mucho más seguro. Sabes todos los ataques terroristas que hay en Estambul, la pelea constante de Kurdos y Turcos, las bombas, esas mismas que se produjeron cuando estaba en Tailandia para el Queen’s birthday.

img_5849

istiklal street, una de las calles más concurridas en Estambul.

 

A todos los que piensan que Turquía es peligroso, les digo que por favor vengan a descubrirlo con sus propios ojos y dejemos de lado un rato la televisión, a veces exageran, pues vende más una bomba que el cariño de la gente, y eso aca lo percibes.

Sigo perdiéndome por la calles de Estambul, viendo el atardecer en Galata bridge junto a los locales pescando y tomando te. Nos leemos pronto, ahora prometo que me pondré al día en todo…

 

img_5780

Algún pecesito saldrá para acompañarlo con una taza de te. Puente de Galata.