Archivos Mensuales: diciembre 2016

Europa en Navidad: Mercados Navideños.

Estándar

FRÍO, es lo primero que viene a mi cabeza cuando escucho Invierno y más aún si lo juntan con Europa, FRÍO CASI POLAR. Es un frío malo, ese que cuando se mete en tu cuerpo no te suelta más, a menos que te encierres en un lugar con calefacción y que puedas casi pegarte a la estufa no pasarás frío, pero como yo ando caminando por la ciudad casi todo el día esa suerte no está a mi lado.

img_5634

Las hojas escarchadas por el frío que hacía en Brujas, Belgica.

Cada día está oscureciendo más temprano, comencé con las 5:40pm en Paris y ahora ya a las 4 de la tarde ya está oscuro en este lado del planeta, Berlín. Y cada día hace más frío que el anterior como si fuera una competencia para congelar a los turistas, a ver si se van porque pese al frío y a la temporada baja los turistas son masas y cientos en las calles.

Dejamos de lado el frío porque me tomo un vino caliente así los pies entran en calor y el motor sigue funcionando y así puedo seguir recorriendo las ciudades, la naturaleza la dejo para un viaje futuro en verano a Europa.

img_5973

Glüwein, o bien conocido como vino caliente. Que delicia

MERCADOS NAVIDEÑOS.

Navidad está a la vuelta de la esquina y junto con el frío vienen los mercados navideños que se toman plazas y calles jugando un rol principal en este viaje, estoy algo así como descubriendo los mercados navideños. Son todos distintos y te encuentras cosas especiales que el otro mercado no lo tiene y así te la pasas.

img_4761-blog

Salí a la búsqueda de Santa Claus en París. Estoy en Berlín y aun no lo encuentro.

Show de luces, pista de patinaje y villancicos es lo que todo mercado navideño debe tener como mínimo, ya luego le sumamos música en vivo, iglesias iluminadas, pesebres (algo muy poco común), la rueda de Chicago para que te congeles y aprecies la ciudad, fogatas para pasar el frío.

img_5646

Show de luces en la Iglesia de Bruselas en Bélgica.

img_6203

En Berlín una fogata para el frío no viene nada de mal.

Los mercados navideños que más me han gustado son los de Alemania, tanto Hamburgo como Berlín tienen mercados hasta más no poder, solo en Berlín he andado por 7 y me dicen que aún quedan pendientes unos varios.

Los alemanes esperan con ansias estas fechas para poder tomarse el Glüwein y comerse la salchicha con mostaza tan famosa por aca.

img_7622

En un mercado navideño de Berlin, el hada de la nieve.

Sin duda, los mercados navideños son muy lindos porque vemos a la familia unida, ya sea comiendo o viendo a los pequeños en la pista de hielo a ver cual patina mejor, reune a grandes y chicos en un solo lugar y lo mejor de todo son las caras de felicidad de toda la gente, un bullicio que no se escucha en otro lugar de Berlín que es muy silenciosa.

 

Sin pensarlo les recomiendo que vengan a Europa durante estas fechas, es algo que jamás había vivido, aquí se esmeran para Navidad, la gente se alegra y la felicidad se desborda…

Sigo buscando mercados navideños mientras recorro la ciudad. Próximo destino: Praga!

img_6150

Felíz Navidad!

¿Cúal es tú lugar favorito?

Estándar

Llevo un año viajando, un año fuera de mi zona de confort, sumergida en esta droga de la que cada día me hago más adicta, y NO, no es la marihuana que por cierto estoy en Amsterdam y cada 10 minutos se respira aire de porro, es más bien esta adicción a viajar que no para. En un momento me sentí cansada y fastidiada pero recobré las energías y ahora tengo para rato.

 

img_7337

Muchas veces hablando con varios viajeros y compañeros de cuarto en el hostel me hacen la misma pregunta: Si has viajado por tantos lados ¿Cuál es tú favorito? Y es tan díficil derimir cual de todos es el más favorito, o el más lindo, porque todos tienen un sello distintivo y que los hace único, pero también es cierto que hay algunos a los que volvería más de una vez. Aquí les dejo en orden de menos a más mis 5 lugares favoritos de este año de viaje. A celebrar! Proost (Salud en Holandés o Dutch)

#5. Esperance, Australia.

El lugar con las playas más lindas de Australia, lo siento costa este pero el sur de Australia es catalogada como el estado con las playas más blancas de todo el país y las que destacan son las de Esperance. Tuve la suerte y mala suerte de ir en temporada baja, cuando el pueblito está todo tranquilo y los valientes solamente están en la playa surfeando; el resto en sus casas entumidos porque hace un frío terrible, por lo que de bañarme en las mejores playas quedó descartado al instante, ya el echo de saber que tenía que bañarme con agua helada uff se me congelaba hasta el cerebro, pero disfrute de la tranquilidad del pueblo, de poder conversar con gente local y que me enseñaran a observar ballenas y delfines.

img_4766

Playa de Esperance, Australia.

img_4758

Unas vistas increíbles en Esperance.

#4. Isla Phi Phi, Tailandia.

Buscas sol y playa paradisiaca: pues googlea “playas de tailandia” la que te saldrá y la que muchas veces la tenemos en fondo de pantalla del computador del trabajando deseando estar ahí, pues ni más ni menos esa es la famosa Phi Phi, digo famosa porque está bien prostituida pero no quita su belleza. Algo casi obligatorio que conocer en esta isla es ir a la tan afamada “Maya Beach” donde Leo Di Caprio y sus amigos vinieron a filmar “La playa” y gracias a eso se hiso famosa esta playita tan escondida, simplemente es un paraíso cuando la disfrutas para tí y unos pocos más, ahora si coges tour organizado prepárate para la guerra de selfie, la basura y la tropa de asiáticos, ya digo hazte la fama y verás la consecuencia.

Más allá de Maya Beach, puedes ir a la “Long Beach” que está a unos 15 minutos y está bastante buena, busca un lugar para capear el sol porque te da duro. Y si lo que buscas es fiesta, por supuesto que esta isla también es conocida por sus fiestas a orillas de playa tal cual Full Moon party. Por 7,5 dólares americanos te llevas dos buckets de vodka con algo más y ya estás ready para la música electrónica y Justin Bieber, del cual ya soy una fanática.

 

img_3048

Haciendo propaganda a Phi Phi por el mundo.

 

img_5603

Maya Beach en su esplendor.

dscn5719

Tenía sed el amigo.

#3. Londres, Inglaterra.

Qué? Pero si siempre dices que los ingleses son serios y secos, que no tienen humor y eliges Londres? Pues sí, Londres que la visité hace muy poquito me encantó, tiene una mezcla de historia, realeza y modernidad todo junto en un mismo sitio. Me dio un aire a que estaba de vuelta en Australia, todo muy similar solo que aquí le añadimos historia y por supuesto a la Reina que todos aman y veneran.

Caminando por las calles de Londres puedes escuchar más de 200 lenguas distintas lo que la hace tan multicultural y rica en diversidad. Tiene un poco más de 8 millones de habitantes pero todo funciona a la perfección, aunque como dicen los Londinenses “Esto es Londres, todo puede pasar”.

El echo de tener monarquía en este sitio del mundo no me molesta, la gente respeta y como dije anteriormente casi que venera a la Reina, ni hablar de Diana que hasta el día de hoy es muy respetada por toda la gente. El palacio de Buckingham está en el centro del Londres histórico, lo que me llamaba mucha la atención que siendo reina, príncipe no vivieran tan alejados para no mezclarse con la “people”. Lo único por lo que no me gustaría vivir en esta ciudad es porque hace un frío terrible y el sol no es muy amigo de los Londinenses y pues necesito Vitamina D en mi vida.

img_7041

Y bueno así me recibieron en Londres.

img_7139

London Eye y el támesis con las luces de noches.

img_7158

Y el simbólico Big Ben

#2 Pai, Tailandia.

Ahhh, Pai. I love Pai, imposible dejarlo fuera de esta lista a mi adorado Pai. Este pueblito está al norte de Tailandia, a una hora y media de Chiang Mai en minivan y por un camino donde las curvas se apoderan de la gente y terminan casi todos con su bolsita llena esperando parar para depositarla en el basurero. Ese es Pai, el lugar preferido por los asiáticos, donde todo es amor, Love Strawberry, Love Coffe, Love todo. Pero más allá del amor, Pai tiene unos paisajes demasiados hermosos, cascadas donde poder refrescarse, algunos pozos con agua tibia donde poder relajarse, el gran cañon de Pai donde sacarse una foto casi cayendo al vacío, un buda blanco en medio del cerro, campos de arroz que hacen el paisaje con diferentes matices de verde, un pueblito pequeño lleno de comida callejera y que decir los mejores crepes que he probado, sobretodo el de Nutella, Banana y Coco.

Fue tanto el cariño que le agarré a este pueblito pequeñito que volví luego de unos días en Chiang Rai, es que era mi mini paraíso. Pai volveré algún día.

 

img_1845

Gran Cañon de Pai, cuidado con caerse.

 

img_1928

No importaba la nacionalidad, todos disfrutábamos el agua tibia.

 

#1 Estambul, Turquía.

Me enamoraste, a través de tus “Buyrun” me cautivaste y hoy estás en el número 1 de los favoritos, simplemente con esta ciudad de más de 14 millones de habitantes tuve un amor a primera vista que me llevó a quedarme 30 días en ella y que próximamente volveré a visitarla.

Tuve una conexión especial con Estambul pero más profundo con Turquía mismo, al echo de llegar a París y buscar comida turca para comer, y cada vez que veo una tienda turca me acerco a ver de que trata o cuando escucho turco en la calle me acerco a ver si entiendo, claro que no entiendo nada pero puedo reconocerlo.

Estambul es una mezcla cultural tan grande que los primeros días estás perplejo mirando todo, como hay gente tan europea caminando a la par de las señoras conservadoras de las cuales siempre me pregunté como tendrán el cabello porque no te dejan ver ni aunque sea 1 pelo. A eso, le sumo el Bósforo, el estrecho que separa Asia de Europa, le sigo agregando cosas: su comida, los Kurdish Borek, Kebab, Kofte, Bulgur, Kunefe, Manti y el amado Ayran, tantas cosas ricas que mi paladar extraña y más aún cuando ando por países sin tradición gastronómica. La gente no la puedo dejar de lado, ya que son ellos los que hacen la ciudad, una sociedad gritona y bulliciosa así la podría definir, pero que me encanta. Vas caminando por la calle y ves a dos señores gritándose y piensas uff la pelea que se está armando, al cabo de unos segundos los ves abrazándose de lo más amigo posible y es que ya luego entiendes que es su tono de voz, fuerte y golpeado. La vida está en la calle. Y lo mejor de todo es el: çay.

img_20161109_113318

Un rico cay con Kurdish Börek

img_5785

Mi Estambul, mi Eminönü

img_5743

Mezquita Azul o Sultanahmet.

 

Con esto ya me despido, iré a celebrar con una Heineken, pues estoy en Holanda y a ver el partido del Fenerbahce, club turco para seguir con la tradición turca jajaja. Próximo destino: Hamburgo, nos leemos. Besos y abrazos con sabor a hielo casi polar.